El 14 de Septiembre de cada año, se celebra en Morata de Tajuña la Fiesta del Cristo de la Sala, al ser la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz.

En recuerdo de la legendaria historia que rodea la fundación del oratorio del Cristo de la Sala, cada mes de septiembre, en dicha fiesta del día 14, se celebra la Santa Misa y los vecinos ofrecen limonadas y pastas a todos los que acuden.

En julio también se celebra la Novena y posterior procesión de la Virgen del Carmen, que sale en procesión por las calles de Morata cada día 16. La Hermandad de la Virgen del Carmen ha recogido esta tradición manteniendo el culto a la Virgen del Carmen en la Villa.

En las afueras del casco urbano, en la carretera hacia Perales de Tajuña, se encuentra la Ermita de la Virgen de Fátima, antes de la Soledad. Este pequeño templo, que data del siglo XVII, acoge la Imagen de la Virgen de Fátima que sale en procesión cada 13 de Mayo, encargándose de su culto y mantenimiento la Hermandad del mismo nombre. También esta ermita acoge las imágenes de San Judas Tadeo y de Santa Gema, permaneciendo abierta para el culto todos los días 28 de cada mes.

El Viernes de Dolores, previo a la Semana Santa, sale también en procesión desde la Iglesia la imagen de la Virgen de la Soledad, hermosa talla en madera de gran devoción entre los morateños. De su culto y ornato se encarga la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

En primavera se celebra también la festividad del Corpus Christi, en el domingo más cercano a su fiesta original, que litúrgicamente es en jueves. Cada año, el Santísimo Sacramento sale en procesión por distintas zonas y barrios de Morata, siendo adorado por los fieles que le acompañan en los múltiples altares que preparan los vecinos por el recorrido. Los niños y niñas que han tomado su primera Comunión los días previos, acompañan la procesión llenando de pétalos el recorrido. La Hermandad del Santísimo Sacramento es la encargada de esta procesión y esta fiesta.

Cada 17 de enero, o bien en el domingo más cercano a dicho día, se celebra la festividad de San Antón o de San Antonio Abad, patrón de los animales. La Hermanad de San Isidro y San Antón convoca a pequeños y mayores a la puerta de la iglesia, donde cada animal que acude es bendecido por el Santo. Desde las múltiples mascotas, pasando por caballos, mulos, ovejas, cerdos y los animales más extraños, reciben su premio tras obtener la bendición