Está situado muy cerca del cruce de las carreteras M-302 y M-311 en dirección a San Martín de la Vega, a 3 km de Morata. Un camino nos llevará hasta la cima del llamado Cerro de la Iglesia, lugar donde se ubica. Se levantó como homenaje a los brigadistas internacionales por su lucha en la batalla del Jarama librada en febrero de 1937.

Fue inaugurado el 7 de octubre de 2006, con ocasión del 70 aniversario de la creación de las Brigadas Internacionales. Es obra del genial escultor Martín Chirino, que recientemente ha sido nombrado hijo adoptivo de nuestra localidad y, consiste en dos grandes manos realizadas en acero corten que se juntan en estrecho abrazo.

El monumento tiene en total 7 m de altura entre escultura y pedestal, resultando un conjunto de una gran potencia visual, acentuada por su ubicación en el cerro.