Construido entre 1881-1882, esta imponente casa-palacio ha vivido azarosamente el paso del tiempo.

Edificado por una orden religiosa, y encargada al mismo arquitecto que el Molino de la Huerta de Angulo, tras la Desamortización de Mendizábal fue adquirido por una de las familias más notables de la historia de Morata: los Mac-Crohón.

De uso exclusivamente privado por la familia hasta la Guerra Civil, será entonces cuando la casa se habilite como Hospital de Sangre; y desde entonces el edificio no ha cesado de dotar al pueblo de múltiples servicios, como las escuelas municipales en la posguerra, o para albergar también las viviendas de los maestros.

Desde 1983, se convirtió en la Casa Cultural del pueblo, siendo adquirido por Caja Madrid para su obra social. La Casa Mac-Crohón sigue siendo el más importante edificio civil de Morata de Tajuña, y uno de los más bellos de la comarca.