Reivindicar y poner en valor las construcciones e ingenios que, durante siglos, se desarrollaron a lo largo del río Tajuña y de otros enclaves de la Comunidad de Madrid fue el reto de las I Jornadas de Patrimonio Hidráulico Industrial del Valle del Tajuña, celebradas durante el pasado fin de semana en Morata de Tajuña.

De la mano de la Asociación de Conservación y Estudio de los Molinos (ACEM) y la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Alcalá, el Ayuntamiento de Morata impulsó la primera edición de unas jornadas en las que también participaron diversas instituciones como el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas del Ministerio de Fomento (CEDEX) o el Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo. Todo con un objetivo: dar a conocer y divulgar el patrimonio industrial hidráulico de la cuenca del Tajuña y de toda España.

Un patrimonio que fue el centro de la actividad económica de toda una comarca, fundamental en su desarrollo social e industrial, y del que aun hoy quedan vestigios en muy buen estado de conservación, como el Museo de la Molinería de la Huerta de Angulo de Morata de Tajuña, el único molino del siglo XVIII perfectamente conservado de toda la Comunidad de Madrid.

Además de incidir en la recuperación y conservación del Molino de la Huerta de Angulo, diversas ponencias explicaron también otros ejemplos de la arquitectura hidráulica española, como el caso del río Lea en Euskadi o el molino utilizado en la construcción del retablo mayor del Monasterio de El Escorial.

Con estas I Jornadas, el Consistorio morateño ha querido, una vez más, continuar con la defensa del patrimonio histórico-artístico municipal, que comenzó hace más de una década con la recuperación del molino y su conversión en museo. Desde entonces, el Ayuntamiento ha buscado que la sociedad asuma la importancia de los molinos del Tajuña en su historia. Un reconocimiento que ahora toma más valor gracias a las visitas guiadas gratuitas por las que, desde el pasado mes de abril, han pasado más de 1.000 personas que han descubierto la importancia del trabajo del molinero y cómo los cauces, presas y toda la maquinaría del molino eran esenciales para el buen funcionamiento de la población durante siglos.

I Jornadas del Patrimonio Hidráulico del Tajuña