La vega de Morata de Tajuña fue conocida antaño como la “Huerta de Madrid”, pues mediante el tren que la unía con la cercana capital, se mantenía un flujo que hacía a la localidad exportadora de algunos de los mejores productos que de la vega se extraían.

Tomates, cebollas, pimientos, lechugas, pepinos y todos aquellos productos de los que se pueden encontrar en los comercios de la localidad, si proceden de la vega del Tajuña, garantizan una frescura y sabor que cuesta encontrar en Madrid. La vega y los alrededores de Morata son también conocidos por sus ajos y por su aceite.

Unido todo ello a la caza menor (conejos, liebres, perdices, etc), componen un aliño gastronómico popular basado en la calidad tanto de la materia prima como su tradicional factura.