El trazado del antiguo ferrocarril del Tajuña atravesaba la localidad madrileña de Morata de Tajuña durante más de 11 kilómetros. Un camino de hierro convertido en Vía Verde que el Ayuntamiento morateño ha señalizado ahora, mostrando al visitante no sólo un rico patrimonio natural en torno a olivos centenarios y al cauce del río, sino vestigios del pasado, como hornos de cal y canteras, además de trincheras, fortines y refugios de la Batalla del Jarama, librada durante la Guerra Civil.

A través de 10 atriles informativos, el visitante que se acerque a Morata, a pie o en bicicleta, podrá descubrir ‘Los Secretos de la Vía Verde del Tajuña’. Un completo repaso a la Historia del municipio, pero también de la España reciente. Siguiendo el sendero rojo, una veintena de señales marcan el camino de vestigios que no han sucumbido al paso del tiempo. Un buen ejemplo son las diversas fortificaciones que el bando republicano erigió a este lado de la línea de combate. Nidos de ametralladoras, cuevas, fortines, caminos cubiertos y trincheras que aún pueden verse en la misma vía verde o a una distancia máxima de 200 metros y que sorprenderán a los amantes del turismo bélico, pero también a aquellos atraídos por la considera como la primera batalla moderna de la Historia.

“El año pasado estuvimos en Fitur presentando el Parque de la Batalla del Jarama. Este año volvemos de la mano de Vías Verdes para mostrar a los futuros visitantes que parte de ese patrimonio ya está señalizado”, explicó el alcalde, Ángel Sánchez, durante su visita por la ruta. Un trazado dividido en dos tramos, una vertiente hacia Arganda y otra en dirección a Perales de Tajuña, que cuenta también con tres mesas informativas cercanas al casco urbano desde las que se puede comenzar el recorrido.

Un paseo entre las laderas, los páramos y la vega del Tajuña en el que sobresalen otros elementos de interés, como los campos de olivares de la variedad cornicabra, de los que se extraen, cada año, el 25% de la producción de aceite de la Comunidad de Madrid. También, es posible visitar el gigantesco plátano de la Isla Taray, incluido en el Catálogo de Árboles Singulares regional por su singularidad y más de 150 años de vida.

Una “verdadera promoción del turismo histórico, de Naturaleza y deportivo”, como destacó el concejal de Turismo, David Loriente, por el que el Ayuntamiento ha apostado en los últimos dos años con iniciativas como la reapertura al público del Museo de la Molinería, la consolidación del patrimonio cultural, la promoción de eventos, como la Semana Cultural o la I Feria de la Palmerita, la recuperación del patrimonio o la creación de un nuevo portal turístico que se presentará próximamente.

Archivos adjuntos:
ArchivoDescripciónTamaño de archivo
Descargar este archivo (NP Morata promociona en Fitur los secretos de la Vía Verde del Tajuña.pdf)NP Morata promociona en Fitur los secretos de la Vía Verde del Tajuña.pdf 487 kB

Contacto para prensa

Borja de Jorge Canaveras